Cámaras de vigilancia ocultas para casa ¿Es legal?

Para mantenernos seguros en casa podemos recurrir a diferentes medios. Uno de los más usados últimamente es la instalación de cámaras de vigilancia ocultas para casa. Sin embargo, su uso no es legal en todas las situaciones. ¿Quieres saber cuáles son?

En casa tenemos tanto personas como bienes que nos importan buscando formas para conseguir una seguridad integral. Por ello, en los últimos años los sistemas de videovigilancia se han puesto de moda.

Lo que no debemos olvidar nunca es que la captación de imágenes constituye un dato de carácter persona. Tenemos que andarnos con ojo con la normativa referente a la protección de datos.

Para evitar confusiones primero es necesario saber diferenciar entre grabaciones privadas y videovigilancia. Son grabaciones privadas si se realizan con fines particulares, ya sea en un espacio público o privado.

La videovigilancia son grabaciones realizadas con fines de seguridad en lugares públicos. Por ejemplo una cámara instalada en una calle por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado o una cámara que graba lo que ocurre en un comercio.

Ahora bien, si la cámara está en el interior de un domicilio privado no se considera videovigilancia sino grabación privada.

¿Es legal instalar cámaras de vigilancia ocultas en una casa?

La instalación y grabación con una cámara oculta en casa será legal o ilegal en función de la finalidad que se persiga con ello.

Si se busca un fin lícito como mejorar la seguridad en el hogar es algo totalmente legal siempre y cuando las grabaciones no se usen con otro fin que no sea el de poder demostrar que se ha cometido algún delito.

Lo que sí es totalmente ilegal es la colocación de cámaras ocultas en espacios íntimos como un cuarto de baño.

¿Es legal grabar conversaciones?

¿Cuándo se deben instalar cámaras de vigilancia ocultas para casa?

En la mayoría de los casos en los que se recurre a instalar una cámara oculta se hace para controlar a los empleados. Por ejemplo si en el domicilio hay una empleada doméstica o una niñera.

Sin embargo, las grabaciones obtenidas en estos casos no serán legales si no se ha informado previamente al trabajador de que se le está grabando.

Aunque se trate de un domicilio particular, para el empleado es su centro de trabajo, por lo que debe estar informado si se están realizando grabaciones.

Otra razón para instalar cámaras ocultas es conseguir pruebas de que alguien está cometiendo un delito en la vivienda, por ejemplo abusando de un menor. En estos casos, lógicamente, no habrá que avisar de la instalación de la cámara.

Las cámaras de vigilancia ocultas para casa ¿Sirven como prueba válida en un juicio?

Si la cámara oculta se ha usado cumpliendo los requisitos establecidos para considerar que su uso es legal, las imágenes que haya captado se podrán usar ante un tribunal sin ningún problema.

En aquellos casos en los que el uso de la cámara sea ilegal, las imágenes captadas pueden llegar a servir como prueba de que se estaba haciendo un mal uso de la cámara incumpliendo con la legalidad vigente.

No son pocos los casos en los que las grabaciones han servido para condenar precisamente a quien instaló la cámara espía. En España hay varios casos de personas condenadas por grabar imágenes de sus familiares en el cuarto de baño.

¿Qué dice la jurisprudencia sobre las cámaras espías en casa?

El fenómeno de la grabación en domicilios privados es más nuevo de lo que parece, por lo que la legislación no lo ha resuelto todavía claramente.

La jurisprudencia ha determinado que las grabaciones realizadas en vía pública y en espacios de trabajo son legales y válidas como pruebas si se ha avisado de la instalación de cámaras y estas no apuntan a lugares en los que puedan afectar a la intimidad de las personas (un baño, un vestuario, etc.)

Tratándose de instalación de cámaras espía en casa la aceptación como prueba por parte de los tribunales es algo más compleja.

En muchos casos no se admiten como prueba al ser grabaciones hechas sin consentimiento del protagonista. No obstante, los jueces coinciden en que se deben hacer excepciones.

Así, se admite como prueba una grabación hecha con cámara espía en un domicilio si la grabación no atenta contra ningún derecho constitucional, si el contenido demuestra que hay un delito y además no existe otra manera de demostrar que ese delito se estaba cometiendo.


Un tema que sigue generando controversia

Como has podido comprobar, la falta de una regulación específica sobre este tema hace que sean los tribunales los que tengan que ir resolviendo caso por caso si las grabaciones realizadas con cámaras espía son o no legales.

Si estás pensando en instalar una cámara espía en casa, lo recomendable es que solo la utilices si tienes sospechas de que se está cometiendo un delito. Además, ten en cuenta que la única finalidad de la grabación será demostrar dicho delito ante la autoridad judicial, así que no podrás darle difusión de ningún tipo.

Fuera de este caso la grabación de imágenes de terceros puede vulnerar la ley de protección de datos e incluso atentar contra el honor y la intimidad de las personas, lo que puede conllevar penas de prisión.

Al usar cámaras espía hay que hacerlo siempre teniendo en cuenta que debemos perseguir un fin tan legítimo como lo es el descubrimiento de un delito.

Si lo que quieres es controlar a los empleados que trabajan en casa cuando tú no estás, mejor no usar este tipo de cámaras. Instala un sistema de videovigilancia y avisa a tus empleados de que están siendo grabados. De no hacerlo así no solo podrás ser sancionado, sino que las imágenes captadas no serán legales ni podrás usarlas en un juicio.

¿Qué opinas? Esperamos tus comentarios y valoraciones