Maltrato a Personas Mayores en Residencias ¿Cómo Probarlo?

La instalación de una cámara oculta fue el único modo que hubo para probar el maltrato en una residencia de ancianos donde a priori deberían estar bien atendidos.

En los centros de mayores trabajan personas muy profesionales y capacitadas que desarrollan su labor con total dedicación y siempre de forma ética. Pero la falta de recursos ha llevado a muchas residencias a contratar a personal no cualificado que no solo no tiene formación, sino que tampoco está preparado a nivel psicológico para enfrentar largas jornadas de trabajo con ancianos que en muchos casos no pueden valerse por sí mismos y necesitan de atención continua.

Esto ha llevado a que se hayan disparado los casos de personas que sufren malos tratos verbales e incluso físicos por parte de los empleados de residencias.

En esta ocasión vamos a analizar este tema más en profundidad y a ver cómo se pueden recabar pruebas para denunciar una situación de este tipo.



¿Qué es el maltrato a personas mayores?

Los casos de abusos a adultos mayores son superiores a lo que pensamos y, en la mayoría de los casos, los malos tratos provienen directamente de sus cuidadores.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define esta conducta como:

“Un acto único o repetido que causa daño o sufrimiento a una persona de edad, o la falta de medidas apropiadas para evitarlo, que se produce en una relación basada en la confianza”


https://www.who.int/ageing/projects/elder_abuse/es/

Este tipo de abusos se suelen dar en el marco de una relación de confianza. De ahí que muchas veces ocurran en las residencias.

El maltrato en una residencia de ancianos puede ser físico, psicológico, emocional, sexual o incluso un abuso de confianza en cuestiones económicas (robar o estafar).

En algunos casos ese maltrato no deriva directamente de una acción sino de una omisión. Es decir, que también podemos hablar de una situación de este tipo si lo que se hace es desatender totalmente a las personas mayores.

A efectos prácticos no importa si ese maltrato es intencional o se trata de una negligencia.

El gran problema con respecto a este tema es que el maltrato a los ancianos pasa desapercibido al ocurrir en un ámbito estrictamente privado. A ello se suma que muchas veces los adultos mayores que viven en residencias no reciben tampoco la debida atención por parte de sus familiares, lo que aumenta su desamparo.

Los casos que se han hecho públicos últimamente nos demuestran que este problema puede llegar a ser especialmente grave en los países desarrollados, siendo además síntoma evidente de que algo no funciona bien en la sociedad.



Causas del maltrato en una residencia de ancianos

No hay nada que justifique un abuso de cualquier tipo sobre una persona, mucho menos si se trata de un adulto mayor que tiene menos posibilidades de defenderse. No obstante, si echamos un vistazo a la realidad que nos rodea podemos ver que hay causas que son comunes en este tipo de situaciones de maltrato.



Inadecuación de las residencias de mayores

La falta de recursos y el desinterés de las Administraciones Públicas han hecho que los centros de atención a personas mayores no sean adecuados a las necesidades de los mismos.

maltrato en residencia de ancianos

A día de hoy es posible encontrar residencias con barreras arquitectónicas que dificultan la movilidad, sin zonas al aire libre o sin las necesarias medidas de seguridad para evitar que residentes con problemas de memoria puedan salir del centro y desorientarse.

En muchos casos los adultos mayores se sienten encerrados y esto puede hacer surgir en ellos conductas que minan la paciencia de sus cuidadores.



Insuficiencia de personal en los centros

Celadores, auxiliares, enfermeras, personal de comedor? en una residencia de ancianos hacen falta una gran cantidad de trabajadores en diferentes áreas.

Desafortunadamente la tendencia es cubrir las necesidades del servicio con el menor número posible de trabajadores para ahorrar costes.

El resultado es que los trabajadores tienen un ratio mayor de ancianos a los que atender, por lo que no pueden desarrollar su trabajo en la forma debida y dar a cada uno la atención que merece.



Contratación de personal sin formación

No todo el mundo está preparado para trabajar con adultos mayores. Es un trabajo muy bonito, pero también duro y sacrificado.

Alguien que desempeña su labor profesional en una residencia debe tener empatía y tener conocimientos básicos sobre cómo manejar a personas que tienen su movilidad reducida o cómo tratar a personas con deficiencias cognitivas.

A fin de ahorrar muchas residencias han contratado a personal no capacitado, lo que deriva directamente en un trato inadecuado para los residentes, que son atendidos por personas que no tienen formación, experiencia ni ningún tipo de implicación en su trabajo.



Mala remuneración

Los salarios en el sector son bajos, máxime si tenemos en cuenta que no se trata de un trabajo sencillo y que implica en muchos casos un gran esfuerzo a nivel físico y psicológico.

Los verdaderos profesionales del cuidado de ancianos no se sienten atraídos por los sueldos ofertados en las residencias y prefieren trabajar para particulares en sus domicilios.

De este modo, las residencias tienen que acudir con más frecuencia de la que deberían al personal no cualificado.



Normas hechas para proteger al centro

Las normas de funcionamiento interno de las residencias están elaboradas de forma que protejan más los intereses de la propia institución que los de los ancianos.

Muchos de ellos tienen miedo a denunciar lo que les ocurre porque saben que no tendrán protección por parte del centro y quedarán todavía más a merced de sus maltratadores.



Desinterés de los familiares sobre sus mayores

Con frecuencia los familiares dejan a sus mayores al cuidado de residencias y nos les prestan la debida atención para comprobar si están siendo bien atendidos. Cuanto más solo esté un anciano más vulnerable será frente a los malos tratos.



Maltrato a personas mayores en residencias: Síntomas en adultos

Insultos, amenazas, agresiones físicas, abandono… existen muchas vertientes del maltrato a los mayores, pero todas ellas son detectables si prestamos más atención.

camara espia residencia ancianos


Síntomas de maltrato físico a ancianos

Son quizá los más evidentes por dejar una huella física en la persona que los sufre. Nos podemos encontrar con:

  • Fracturas o lesiones.
  • Heridas.
  • Hematomas.
  • Quemaduras.
  • Desnutrición.
  • Deshidratación.
  • Perdida de peso.
  • Errores en la medicación.
  • Falta de higiene.


Síntomas de maltrato psicológico en personas mayores

  • Aparición de cambios de pautas en los hábitos alimenticios. Por ansiedad la víctima puede empezar a comer más o perder el apetito.
  • Problemas para dormir.
  • Estados de confusión.
  • Actitudes de temor.
  • Retraimiento y aislamiento.
  • Depresión y ansiedad.


Síntomas de maltrato económico

Algunos desalmados no solo son capaces de causar daño físico o psicológico a los ancianos, sino que llegan a apropiarse de sus bienes. En este caso los síntomas que podemos ver son:

  • Desaparición de dinero, objetos o documentos.
  • Movimientos sospechosos en las cuentas bancarias.
  • Cambios de testamento en casos en los que puede haber dudas sobre la capacidad para tomar decisiones del testador.


Síntomas de maltrato social

  • La persona está encamada o sentada en el mismo sitio durante horas.
  • Ausencia de actividades de estimulación o entretenimiento.
  • Restricción de la visitas o las llamadas.
  • La víctima pasa mucho tiempo sola.


Síntomas de negligencia o abandono

  • Deterioro de la salud.
  • Problemas de medicación, por ser excesiva o insuficiente.
  • Vestimenta inadecuada.
  • Falta de higiene.


El caso especial de las sujeciones físicas o farmacológicas

Muchas residencias utilizan medicinas o incluso correas para poder mover a los ancianos más fácilmente. Aunque estas técnicas no están prohibidas, ya hay movimientos como el de ?Desatar?, puesto en marcha por CEOMA, que buscan que el trato a los ancianos sea más respetuoso y que se usen técnicas correctas para moverlos en lugar de atarlos o medicarlos.



¿Qué dice la ley sobre el maltrato a personas mayores en residencias ancianos?

En la actualidad el Código Penal español no tipifica expresamente el maltrato a personas ancianas y no son pocos los juristas que desde hace años vienen pidiendo una regulación específica para esta cuestión.

En ausencia de una regulación específica son de aplicación en estos casos los artículos del Código Penal que hacen referencia a los delitos de lesiones y maltrato.



¿Qué responsabilidad civil o penal tiene el agresor?

Aunque no haya un delito de maltrato a ancianos los maltratados cometen acciones que pueden encajar en otros tipos penales. Es lo que ocurre con las amenazas, las vejaciones o incluso las agresiones físicas.

Lo que se hace en estos casos es juzgar a los agresores por la conducta concreta cometida y aplicar la pena que corresponda. En función de la gravedad de la acción o la omisión cometida las penas pueden ser de multa o incluso prisión, pero las penas privativas de libertad no suelen ser demasiado altas.

malos tratos ancianos

Siempre que se comete un delito la víctima tiene derecho a una indemnización. El considerado culpable de maltratar a un anciano deberá hacer frente al pago de la responsabilidad civil.

Esta indemnización cubre los gastos que haya tenido la víctima a consecuencia del delito sufrido, por ejemplo si ha tenido que acudir al fisioterapeuta para recuperarse de una lesión, y también los daños morales.



¿Qué responsabilidad civil o penal tiene la residencia de ancianos?

Los responsables de la residencia son los garantes del bienestar de los residentes. Si se demuestra que ha habido negligencia por su parte al no tener constancia de lo que estaba ocurriendo, o que sabiendo lo que estaba ocurriendo no han tomado medidas para proteger a la víctima, se les puede exigir responsabilidad penal y responsabilidad civil.

En los casos más graves se podría llegar incluso a cerrar la residencia y a inhabilitar a los responsables de la misma.



¿Cómo probar el maltrato en una residencia de ancianos?

Uno de los aspectos más graves del asunto que estamos tratando es que el maltrato se da en la intimidad, por lo que no suele haber testigos.

Es importante que haya denuncia por parte de la víctima o de sus familiares, pero siempre es mejor contar con pruebas físicas que se puedan aportar en un proceso judicial en caso de que el caso tenga que llegar a los tribunales.



¿Puedo utilizar cámaras y grabadoras espía como prueba en un juicio para demostrar el maltrato en una residencia de ancianos?

A la hora de hacer grabaciones de audio o de vídeo hay que extremar las precauciones para no vulnerar los derechos de terceros.

En estos casos estamos ante una situación de extrema gravedad que probablemente no se pueda demostrar a través de otra forma que no sea un vídeo o un audio, por eso los tribunales admiten este tipo de pruebas.

La jurisprudencia señala que el uso de cámaras ocultas o grabadoras de voz no vulnera el derecho a la intimidad en aquellos casos en los que el objetivo final de su uso es demostrar que existe un delito.



¿Dónde denunciar el maltrato en una residencia de ancianos?

Una vez que se tiene conocimiento de la situación hay que denunciarla ante la dirección del centro para que tome medidas. En caso de que no haya actuación por su parte, si se trata de un centro público se puede acudir al organismo de la Comunidad Autónoma que gestione las residencias.

En los casos más graves se pueden optar por acudir directamente a una Comisaría para denunciar los hechos e iniciar un proceso judicial para exigir responsabilidad penal y civil a los maltratadores.



Necesito más información. ¿Dónde debo dirigirme?

Existen organizaciones que pueden ser de ayuda en caso de maltrato en una residencia de ancianos. Por un lado está el IMSERSO, que tiene entre sus funciones la asistencia a personas mayores.

Otras alternativas son la CEOMA (Confederación Española de Organizaciones de Mayores), EIMA (Asociación para la Investigación del Maltrato al Anciano) y ALMAMA (Asociación de Lucha contra el Maltrato a Mayores).

Cualquiera de estas entidades puede orientarte sobre lo que debes hacer en un caso de maltrato a mayores adultos e incluso pueden ayudarte con tu denuncia.



No lo dudes, actúa

Los ancianos maltratados están en una situación de vulnerabilidad que les impide defenderse por sí mismos, así que tenemos que ayudarles. Si tienes sospechas de que un adulto mayor está siendo maltratado no dudes en intentar recopilar pruebas de lo que está ocurriendo y denunciar la situación. Cuanto antes actúes antes podrá salir la víctima del problema que está viviendo.



Esperamos que este artículo te haya resultado de utilidad, si es así agradeceríamos que nos dejaras tu valoración. Además, estaremos encantados de leer tus comentarios ¿tienes algo que decir?



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × tres =