Cómo instalar una cámara espía en casa

Cada vez son más las personas que se interesan por cómo instalar una cámara espía en casa. Se supone que nuestro hogar es el lugar en el que más protegidos debemos sentirnos, pero la experiencia nos dice que en muchas ocasiones no es así.

Una casa puede ser el escenario de abusos sexuales a menores o agresiones a ancianos, ya sea por parte de familiares, de amigos de la familia o incluso por parte de cuidadores supuestamente profesionales.

Pero también hay otros motivos para instalar cámara oculta en casa. Por ejemplo, controlar qué hacen las mascotas mientras están solas o poder echar un vistazo de vez en cuando a lo que están haciendo los ancianos mientras no hay nadie en casa, a fin de asegurarse de que están bien y no han sufrido ninguna caída u otro tipo de daño.

Sea cual sea la razón para poner una cámara espía en casa, es importante que sepas más sobre la legalidad de su uso.



¿Cuáles son los mejores lugares de la casa para instalar la cámara espía?

Lo bueno de los dispositivos actuales es que son capaces de captar imágenes con muy buena resolución teniendo un tamaño muy pequeño, así que instalar la cámara y que la misma pase desapercibida no suele resultar complicado. De hecho, incluso existen cámaras que ya vienen camufladas en objetos tan cotidianos como un libro.

Para decidir el lugar de ubicación tenemos que tener en cuenta qué es exactamente lo que buscamos grabar y quién es la persona de la que queremos captar imágenes.

Por ejemplo, si queremos saber si nuestra asistenta nos roba, no tiene sentido que pongamos la cámara en el reloj despertador de la mesilla, puesto que probablemente lo va a mover con frecuencia para limpiar. En este caso sería mejor escoger otro lugar, como una estantería, puesto que probablemente no va a limpiar asiduamente esa zona.

También debemos tener en cuenta si el modelo de dispositivo grabación que hemos elegido tiene batería o si por el contrario debe funcionar con conexión a la red eléctrica.

Instalar cámara oculta en casa

Lo importante es hacer pruebas. Una vez que hayas elegido el lugar que crees adecuado haz una grabación de prueba para comprobar si de verdad capta todo el espacio que quieres grabar. Si no es así, tendrás que ir haciendo ajustes hasta que encuentres el lugar perfecto para poner una cámara espía en casa.



Qué situaciones o para qué he de espiar en casa

Tomar imágenes de lo que ocurre en tu domicilio puede ser más o menos práctico y más o menos ético según el caso. Hay muchas situaciones diferentes que se pueden querer grabar, pero estas que vamos a enumerar a continuación son las más habituales.



Poner una cámara espía en casa para obtener pruebas de maltrato

La violencia de género es una grave lacra de nuestra sociedad. Lejos de estar mejorando, la situación parece ir cada vez a peor.

El maltrato puede ser físico o psicológico. A priori puede parecer que una agresión física será mucho más fácil de demostrar, pero no siempre es así. Los agresores suelen actuar de forma que los daños sean lo menos visibles posible, así no levantarán sospechas entre el entorno de la mujer maltratada.

cámara oculta portátil

Por otro lado, los malos tratos psicológicos son prácticamente indetectables. En ambos casos el problema para la víctima se agrava, ya que siempre le queda la duda sobre si la van a creen en caso de denunciar su situación.

Hoy en día tanto la sociedad como los jueces y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado están muy concienciados con este tema, y se ofrece ayuda de forma inmediata a las mujeres que denuncian una situación de maltrato. No obstante, nunca está de más poder tener pruebas de lo que ha ocurrido.

En el caso de mujeres que sufren agresiones físicas o psicológicas por parte de sus parejas, puede ser muy buena idea instalar una cámara espía en casa que grabe las vejaciones sufridas.

Eso sí, conviene actuar con especial precaución y asegurarse de esconder bien la cámara para que el maltratador no la descubra.



Instalar una cámara espía en casa para detectar infidelidades

La confianza debe ser la base de una relación, pero hay situaciones en las que podemos empezar a sospechar sobre la lealtad de nuestra pareja.

Aunque resulte difícil de creer, no son pocos los que le ponen los cuernos a su pareja en su propia casa. De ahí que cada vez más personas decidan instalar cámaras en casa para descubrir una infidelidad.

Sin embargo, esto no es recomendable. A día de hoy es posible el divorcio sin alegar causa para ello, así que en ningún caso vas a tener la necesidad de demostrar que tu pareja te ha sido infiel para separarte de ella.

cámara espía para detectar infidelidad

Además, si pones una cámara espía en casa puedes encontrarte con imágenes demasiado explícitas de tu pareja con otra persona, lo que te causará todavía más daño.

Si tienes dudas y de verdad quieres saber si él o ella te está engañando, lo más recomendable en estos casos es contratar un detective privado. Con apenas unos días de investigación este profesional podrá confirmarte si hay o no una infidelidad.

¿Te gusta lo que estás leyendo? ¡Suscríbete al blog! 



Colocar una cámara espía para grabar una reunión de amigos o trabajo

Hacer una grabación espía de este tipo no tiene mucho sentido. Se supone que si estás con tus amigos hay confianza, así que, si por cualquier motivo consideras que debes grabar lo que está ocurriendo, lo mejor es que les avises de que van a ser grabados.

Lo mismo ocurre con los compañeros de trabajo. Si es una reunión importante y quieres grabarla para tener constancia de lo hablado, todo será mucho más sencillo si avisas sobre la grabación.

A priori no hay problema para que grabes o filmes una conversación si tú eres parte de la misma, no necesitas el consentimiento de la otra persona. Sin embargo, si tus compañeros de trabajo o amigos se enteran de que has hecho una grabación espía es posible que surjan conflictos.

¿Es legal usarlo para grabar un encuentro sexual?

No, no lo es. Un acto sexual pertenece a la más estricta intimidad de una persona, así que en ningún caso se puede hacer una grabación de este tipo si no es el consentimiento expreso de todos los participantes.

Cámara espía dormitorio

Puede que pienses que no va a ocurrir nada, que el vídeo va a ser solo para ti y la otra persona ni se va a enterar, pero pueden surgir problemas. Imagina que grabas un encuentro sexual de cuya grabación la otra parte no sabe nada, lo guardas en tu ordenador, te hackean y ese vídeo acaba en una página web de porno. Aunque esa difusión se haya producido en contra de tu voluntad, la otra persona que sale en el vídeo te puede exigir responsabilidad legal a ti, por haberla grabado sin avisar.



Para espiar a la niñera o a la cuidadora de mis mascotas o a la señora de la limpieza

Estos son los casos más habituales para poner una cámara espía en casa. Cuando dejamos a una persona sola en nuestra casa, como ocurre con la asistenta, o la dejamos al cuidado de nuestros seres queridos, siempre nos surgen dudas sobre su buen hacer.

Pero aquí nos encontramos con un problema añadido. Para nosotros es nuestro domicilio, pero para esa persona a la que estamos grabando nuestra casa constituye su centro de trabajo. Esto tiene una serie de implicaciones legales que luego vamos a ver.



Otros

Estas que acabamos de repasar son las situaciones más habituales por las que la gente se decide a instalar una cámara espía en su casa. Pero no debemos olvidarnos de la seguridad. Son muchos los que recurren a estos dispositivos para controlar que no entre ningún ladrón, que no aparezca por allí su casero o que el vecino que tiene la llave para emergencias se dedique a pasearse por su casa.



Legalmente, ¿a quién puedo espiar en casa?

Ya hemos hablado en alguna ocasión sobre si es legal instalar cámaras de vigilancia oculta en casa. La conclusión a la que llegamos es que no hay problema si lo que estamos haciendo es tratar de demostrar que se está cometiendo un delito. Por ejemplo, que la cuidadora de nuestro padre anciano le somete a vejaciones.

Lo que no está permitido en ningún caso es instalar las cámaras en lugares en los que se pueda atentar de forma directa contra la intimidad de una persona. El caso más típico es grabar con una cámara espía en el cuarto de baño. Aquí no podemos hacerlo ni a nuestra propia familia.

Por otro lado, si queremos usar la cámara para asegurarnos de que los empleados que trabajan en nuestra casa son honestos y legales, debemos avisarles de que están siendo grabados. Esto es así porque para ellos se trata de un centro de trabajo, y el empleado debe ser consciente de que se está captando su imagen.



Instalar una cámara espía en casa para espiar a mi pareja

Como hemos señalado anteriormente, no hay ninguna razón que justifique el instalar una cámara oculta en tu casa para controlar lo que hace tu pareja. Si tienes motivos para sospechar de una posible infidelidad, una adicción al juego o de cualquier otro problema, es mejor recurrir a un detective privado.

Si te dedicas a grabar a tu pareja mientras está en casa se entiende que lo que buscas es hacer un control de su vida, lo que puede considerarse como acoso o maltrato.

Instalar una cámara espía en casa para espiar a un vecino

La única razón para hacerlo es que estés intentando obtener pruebas para denunciar un delito. Por ejemplo, que tu vecino usa la llave que le diste para emergencias para colarse en su casa mientras tú no estás, o para poder demostrar que es él el que te deja basura en la puerta de casa. Fuera de este tipo de casos, no tiene ningún sentido estar grabando lo que hace el vecino.



Poner una cámara para espiar a un compañero de trabajo o amigo

Ocurre lo mismo que en el caso anterior. Este tipo de grabación puede tener sentido si intentas descubrir la comisión de un delito. En caso de no ser así, el uso de una cámara espía para captar su imagen y grabar sus conversaciones no tiene ningún sentido y podría suponer una vulneración a su intimidad.

Instalar una cámara espía para ver qué hacen mis hijos cuando nos vamos de casa

Este supuesto es similar al de espiar a tu pareja. Es normal que como padre o madre te preocupes por tus hijos y quieras protegerlos e incluso evitar que se metan en líos. Si de verdad sientes la necesidad de tener que controlarlos cuando no estás en casa, lo mejor es que ellos sean conscientes de la presencia de las cámaras.

cámara espía niñera


Grabar con cámara espía a los inquilinos que están de alquiler

Si tienes un inmueble y decides alquilarlo se produce una situación en la que sigues siendo el propietario de la casa pero no tienes su posesión. Tu vivienda pasa a ser el domicilio de otra persona, y nuestra Constitución establece la inviolabilidad del domicilio.

¿Qué significa esto? Que desde el momento en que firmas un contrato de alquiler con tu inquilino pierdes los derechos asociados a la posesión sobre la vivienda. Es decir, que no puedes entrar en la casa sin consentimiento del inquilino. De hecho, este está habilitado legalmente para cambiar la cerradura si lo considera adecuado y no tiene que darte una llave.

Si no puedes entrar en la que es su casa, mucho menos puedes grabarle con una cámara oculta en su domicilio. Esta conducta constituye un delito de violación del derecho a la intimidad personal y familiar.



Otros supuestos para espiar en casa

Tu casa es el lugar en el que quieres sentirte seguro y a gusto, por eso es normal que quieras protegerla y proteger a quienes viven en ella. Pero esta no es razón suficiente para justificar la instalación de una cámara espía.

Si estás pensando en instalar una cámara espía es casa analiza el asunto desde el punto de vista legal, pero no te olvides de la ética y el sentido común. En la mayoría de los casos este tipo de grabaciones afectan de forma más o menos grave a la intimidad tanto de tu familia como de todos los que pasan por tu casa. Nuestra recomendación es que solo recurras a estas grabaciones si tienes sospechas de que se está cometiendo un delito y necesitas pruebas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 2 =